La figura de Argentina-Venezuela: Lautaro Martínez, de la opción en caso de urgencia a ser el chico de la tapa

Lautaro Martínez puso el 1-0

00:44
Video
Andrés Eliceche
(0)
28 de junio de 2019  • 21:24

RÍO DE JANEIRO.- Esta vez no hubo nada que se parezca a una bronca contenida. Empezaron a bajar aplausos de las plateas del Maracaná cuando el cuarto árbitro levantó el cartel electrónico con el número 22 brillando en rojo y el 11 en verde: sale Lautaro Martínez, entra Angel Di María. El chico del día levantó la mirada, devolvió el gesto y se sentó en el banco. Acababa de jugar el mejor de sus 11 partidos en la selección, el que lo puso otra vez por delante de Lionel Messi y Sergio Agüero, sus ilustres compañeritos de ataque. Había escrito la primera página de un triunfo dulce, el que le permitirá a la selección ir a jugar la semifinal de la Copa América contra Brasil en el Mineirao. Su cuerpo joven ya sabía qué se siente al hacer un gol en el Maracaná. Por eso los abrazos del final, la felicidad y la mesura en la zona mixta: "Estaba cansado, pero son decisiones del técnico", eligió como toda respuesta para explicar por qué ese cartel tenía su número.

A los 21 años, Lautaro Martínez llegó a Brasil como una opción que Scaloni tendría a mano en caso de urgencia. Tan rápido aparecieron las de la selección que ya en el segundo partido fue titular. Y ahora, aunque para jugar contra Brasil falten tres días, nadie duda de que el delantero más joven del plantel cantará el himno en el Mineirao y enseguida se pondrá a correr. Eso también le encanta: "Estoy feliz porque lo que venimos haciendo en la Copa. En cada partido entramos a dejarlo todo, a correr y creo que eso trae sus frutos. Tuvimos un increíble primer tiempo, corrimos todo y por suerte marcamos el primer gol", elogió ese perfil que la selección saco a relucir en el arranque del partido. Dijo suerte. ¿Suerte? "En la jugada del gol, me lo imaginé unos segundos antes", contó sobre la repentización que tuvo para meter el taco derecho y hacer bueno el remate del Kun Agüero.

Lautaro, la gran figura ante Venezuela
Lautaro, la gran figura ante Venezuela Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

La dedicatoria llegó enseguida: se terminaron los abrazos en el córner y, ya libre de la marca de los otros jugadores, buscó a su compañera: el saludo voló al otro costado del estadio y llegó telepáticamente hasta la platea donde estaba sentada Agustina Gandolfo, su novia. Eran las cuatro y diez de la tarde. Seis horas después, en la otra punta de la ciudad, lo virtual se vestiría de real: una victoria así se celebra con las familias, un permitido que el cuerpo técnico le ofreció a todo el plantel después de la cena.

Martínez no se guarda nada. A pesar de haber jugado solamente 63 minutos fue el argentino que más remates realizó (3) y ocasiones de gol generó (3). El último tiro, al inicio del segundo tiempo, podría haber significado un doblete en su primera vez en este estadio, pero la pelota se le fue apenas desviada. Lautaro es el goleador de la era Scaloni: ya tiene seis gritos en diez partidos. Ninguno tan importante como el que se concretó después de que ese taco se le escurriera entre las piernas a Fariñez.

En el lote de futbolistas que llegaron aquí a ganarse el cartel de futbolista de selección, Lautaro es un alumno aventajado. Su profesionalismo ya no sorprende al cuerpo técnico, que ve la dedicación que le ofrece a una profesión con la que soñaba cuando en Bahía Blanca era un nene. Eran tiempos de fútbol y también de básquet, una herencia familiar, un sello constitutivo de la ciudad donde nació. Vino la prueba en Racing, los tiempos de pensión, el debut promisorio, las primeras luces de la fama. Pero Lautaro se mantuvo a pie firme con los mandatos familiares: nada de desvíos típicos de adolescente deslumbrado. "Parece un veterano", lo elogia, después de este triunfo que puso su cara en los canales argentinos y brasileños, un integrante de la delegación argentina.

Palo de Lautaro

00:11
Video

Hasta en su atuendo, este delantero que apenas tiene una temporada en Europa parece disciplinado. Pasan los jugadores por la zona mixta, se detienen, hablan y dejan ver sus cortes a la moda. Todos, menos Lautaro: lleva puesta una gorra con los colores de la Argentina y el escudo de la AFA en el centro. El mismo que lucirá en el Mineirao, cuando el martes juegue, otra vez, el partido "más importante" de su vida.ß

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.