Leandro Román, todo un símbolo