LeBron James, una fiera suelta que quema las redes