Roland Garros. Lluvia de partidos