Polo / Después de la final del Abierto. Lo psíquico jugó su papel, pero también la táctica del campeón