Grupo E | En Gelsenkirchen. Los checos y un arranque para sentirse candidatos