La crisis del ascenso, como nunca. Los costos de la seguridad, la gota que rebasa el vaso