Polo. Los de siempre, por otra copa y ojeando Palermo