Punto de vista. Los errores no tienen dueño