Los finalistas, cara a cara

La Dolfina e Indios Chapaleufú definirán el sábado próximo el torneo más importante del mundo; aquí, un informe sobre las características de ambos equipos
(0)
11 de diciembre de 2001  

El mejor torneo de polo del mundo tendrá un nuevo campeón el sábado próximo: La Dolfina o Indios Chapaleufú. Tras la finalización del reinado de dos años de Chapaleufú II (AMG), cortado por la victoria de Chapaleufú (Marlboro) anteayer por 15 a 11, habrá cambio de festejos en Palermo.

Por un lado, el actual subcampeón, La Dolfina, que buscará revancha de la caída de 2000. Está integrado por dos hombres que saben lo que es festejar en el Campo Argentino y dos que no. Adolfo Cambiaso ganó tres títulos y Bartolomé Castagnola dos (ambos siempre con Ellerstina, en 1994, 1997 y 1998, con la aclaración de que el back no integró el cuarteto del primer festejo). Sebastián y Juan Ignacio Merlos nunca ganaron este preciado título. Llegaron a la final de 1995 con La Mariana, en la que fueron derrotados, casualmente, por Indios Chapaleufú.

Entre los cuatro hombres de Chapaleufú suman 17 conquistas del Argentino Abierto: cinco de Horacio y Marcos Heguy (1986, 1991, 1992, 1993 y 1995), cuatro de su hermano Bautista (no jugó en 1986) y las tres de Mariano Aguerre con Ellerstina, cuando integraba el equipo con su ex compañero Adolfo Cambiaso. Además, tras caer en la final de 1997 ante Ellerstina por 15 a 14, Chapaleufú pasó tres temporadas sin llegar a esta definición. Aquel memorable partido se definió en chukker suplementario con gol de oro de Cambiaso. Eso sí: para los Heguy es una reivindicación en comparación con lo sucedido en la temporada última, cuando por primera vez en su historia el equipo albirrojo había quedado eliminado en la primera rueda sin llegar a la semifinal del torneo.

En los dos años de formación de La Dolfina, sólo hubo un partido entre ambos completo y uno inconcluso. En el Abierto de Tortugas de este año, La Dolfina ganaba 10 a 7 a los 3m58s del quinto chukker cuando el partido fue suspendido por lluvia. En la definición de zona de este Argentino Abierto, nueve días atrás, los Heguy vencieron con un categórico 16 a 9.

Más allá de lo que marcan las estadísticas, ninguno de los dos equipos estará totalmente disgustado si pierde el sábado. Ocurre que la relación entre los dos cuartetos es muy buena, tanto que después del triunfo de Chapaleufú y de recibir la Copa Peugeot por ser el ganador de la segunda semifinal, la primera felicitación debajo del podio la recibieron de Cambiaso y Castagnola. Otro dato: en la temporada de 2000 de Inglaterra, Adolfito y Bautista, los dos mejores polistas del mundo, jugaron juntos para Geebung. Todo un símbolo de esta final.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.