Los Gladiadores se dieron el gusto y ante el local