Los Gladiadores sufrieron una paliza, pero siguen con chances