Los griegos, indignados por los casos de doping