El seleccionado. Los jugadores del pueblo, en el banco