Un regalo de 35 minutos que puede costar el Mundial

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
Fuente: AFP
(0)
21 de septiembre de 2019  • 07:11

TOKIO.- Todavía se siente la electricidad en el Tokio Stadium. Fue lo que se supuso que iba a ser: una final. Tuvo todos los ingredientes y la caída de los Pumas huele a dolor porque la victoria estuvo cerca, sobre todo por la fenomenal remontada en el segundo tiempo, lapso en el cual fueron superiores a Francia. Pero el triunfo quedó del lado de los europeos porque cuando parecía que estaban sin posibilidades encontraron una falla ajena (una pelota perdida en la salida tras haber pasado al frente) y el golpe de suerte que se necesita en este tipo de enfrentamientos: el drop de Camille Lopez entró tan con lo justo que el árbitro Angus Gardner tardó unos eternos segundos en levantar el brazo para convalidarlo.

Fue una auténtica batalla deportiva. Se golpearon, dejaron todo en cada pelota y ambos equipos compartieron virtudes y errores en medio de un trajín que tuvo en éxtasis de principio a fin a las 44.004 personas que prácticamente colmaron el estadio que un día antes abrió la Copa del Mundo de Japón. Ahora, los Pumas deberán ganar los tres partidos que le restan (Tonga, la opulenta Inglaterra y Estados Unidos) y aún así tendrán que esperar el resultado de Francia-Inglaterra para ver si avanzan hasta los cuartos de final o se vuelven al término de la primera rueda.

Para ganar este partido había que jugar sin fallas los 80 minutos. Los Pumas prácticamente regalaron los primeros 35 y eso, al hacer las cuentas, les dio déficit. Francia aprovechó ese lapso sin piedad. Le encajó dos tries en 4 minutos y le hizo pagar caro cada error argentino. Sin un Nicolás Sánchez preciso y determinante como se lo necesitaba hoy, los argentinos tuvieron errores en la defensa y en el control de la pelota. Pese a prevalecer en el scrum, del cual sacaron penales a favor, y de tener una secuencia de lines y scrums producto de infracciones de los europeos en los últimos metros, no supieron cómo marcar. Tampoco contribuyó el australiano Gardner, sancionando un cuestionable penal cuando eran los argentinos los que dominaban la formación. Esa primera parte estuvo lejos de lo esperado y salvo Petti (el mejor Puma) y Moroni, el resto dejó una pálida imagen que se transformó en una amplia diferencia 20-3.

Boffelli prepara la patada que pudo haber cambiado el resultado en el final.
Boffelli prepara la patada que pudo haber cambiado el resultado en el final. Fuente: AFP

Para reparar lo hecho, los Pumas necesitaban una prueba de carácter en los primeros minutos de la segunda etapa. Y eso ocurrió. Ya cuando Sánchez puso en juego la pelota, se advirtió que había locura en cada cuerpo con la celeste y blanca. De movida, Francia fue llevado por delante, de prepo, en su propia cara. Así salieron a jugar los Pumas e inmediatamente, tras un penal jugado al line, vino un maul que terminó con Petti en el ingoal.

Los Pumas fueron por más y por la misma vía, llegó Montoya. Los 17 tantos se acortaban a 5. Urdapilleta, quien ingresó por Sánchez a los 20, primero puso el 18-20 con un penal y luego, a 12 del final, colocó con otro a su equipo al frente. Había en el ambiente una sensación de que la victoria argentina era posible. Pero en la salida, se perdió la pelota y de ahí llegó el drop de Lopez.

Los últimos minutos fueron infartantes. N'tamack pudo estirar la cuenta a los 37, pero falló por primera vez un envío a los palos. Después, Boffelli tuvo la chance con un penal de lejos y esquinado a 40 segundos del final. Y la última pelota fue disputada de tal manera que cuando todo terminó varios jugadores quedaron golpeándose en el piso.

Hubo errores arbitrales que perjudicaron a los argentinos. También es cierto que si se visualizan las acciones de ambos, las de los Pumas fueron un poco mejores. Pero la victoria se la llevó Francia y no se discute. Ahora queda una semana larga y complicada hasta que llegue el encuentro con Tonga, en Osaka. Habrá que ordenar la cabeza porque todavía queda un trecho y matemáticamente hay chances. Sin embargo, los Pumas dejaron buena parte de sus sueños en el electrizante sábado en el Tokyo Stadium.

Francia festeja el triunfo de cara a su público.
Francia festeja el triunfo de cara a su público. Fuente: AFP

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.