Un pase histórico. Los Sonics buscan desquite