La duración de los entretiempos. Los técnicos impuntuales