El sistema de designación. Loustau, contra el sorteo