Opinión. Lucho juega a lo Verón