El torneo Apertura. Macri le pone el pecho a las balas