Mañana, el adiós a Griffith