Maradona lo vio por TV

No estuvo en el estadio de Ferro y, en exclusiva, le transmitieron el partido al hotel
(0)
30 de octubre de 2000  

Muchos se extrañaron cuando se anunció que el comienzo del partido entre Almagro y Racing se demoraría por 15 minutos. No era tanta la gente que aún esperaba por el ingreso en el estadio de Ferro, pero el argumento oficial explicaba que se debía a la gran cantidad de gente que aún no había adquirido sus localidades. Al parecer el motivo fue otro: la transmisión del partido en directo a la habitación que Diego Armando Maradona ocupa en el hotel Meliá, en el microcentro porteño.

Sus expresiones y sus gestos no estuvieron en Caballito, pero sí vio el partido en directo. Un allegado a Almagro, luego de hablar con el árbitro Fabián Madorrán, sugirió que el retraso se debía a que la empresa Torneos y Competencias estaba trabajando para transmitirle la señal a Maradona.

"Después del encuentro del mediodía de Diego con el plantel se llegó a un acuerdo para que no viniera a la cancha. Maradona considera que su presencia genera la atención de los medios y él quiere que la estrella sea Almagro, sus técnicos y sus jugadores. En este proyecto no es ni técnico ni jugador", dijo Dardo de Marchi, vicepresidente primero de Almagro, tras agradecer a TyC por la gentileza exclusiva hacia Maradona. La cabina número 9 del sector de prensa reservada para Maradona. 252 periodistas acreditados. Una recaudación nada despreciable para Almagro que superó los 100.000 dólares. Un refuerzo policial alrededor del vestuario del equipo de José Ingenieros. Todo en un partido frente a Racing, que marcó el comienzo de una etapa en la entidad tricolor, que compromete a Maradona a hacerse cargo del departamento de fútbol. Pero el ex jugador del seleccionado optó por quedarse en el hotel. "No pienso ir porque hay mucha excitación y no quiero trasladarles la presión a los jugadores. Jamás confirmé mi presencia en el estadio. Ya estuve con los muchachos para darles confianza", expresó Maradona en declaraciones a Radio Rivadavia antes del partido.

En el mediodía de ayer, el ingreso de una camioneta Mercedes-Benz blanca al estacionamiento del Hotel La Perla, búnker del plantel de Almagro en Plaza Miserere, alteró la calma. Desde que llegó al país procedente La Habana, donde se recupera de su adicción a las drogas, por primera vez se reunió con Héctor Enrique y José Luis Brown, la flamante pareja técnica de Almagro; al rato, se convocó a todos los futbolistas y Maradona dio la charla técnica.

Con la llegada de los nuevos entrenadores se había encendido una luz de esperanza en Almagro. Pero la derrota golpeó bastante en el ánimo colectivo. "Acá nadie puede suponer que de la noche a la mañana vendrían los triunfos. Estamos mal por el resultado, pero estamos trabajando para sacar juveniles y progresar en el torneo. Maradona organizará las divisiones inferiores y será el que llevará este proyecto adelante", manifestó Brown.

Pese a que ya están en funciones los nuevos técnicos, aún resta ajustar demasiados detalles. Entre ellos, todavía no se sabe si Maradona supervisará el trabajo desde Cuba o si se quedará en el país.

El festejo número cuarenta

Mientras transita estos días luchando contra su adicción a las drogas y recuperándose de una afección cardíaca, hoy cumple 40 años Diego Maradona.

Debutó en primera el 20 de octubre de 1976, en Argentinos Juniors, que perdió por 1 a 0 con Talleres, en La Paternal. Y jugó en Boca, Barcelona, Napoli, Sevilla y Newell’s.

En la selección argentina debutó el 27 de febrero de 1977 contra Hungría, en la Bombonera, con triunfo por 5 a 2; después, vistió la camiseta nacional en 91 partidos con 34 goles. Se retiró el 25 de octubre de 1997 jugando para Boca frente a River.

Como DT, condujo junto con Carlos Fren a Mandiyú y a Racing, sin demasiado éxito.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.