Punto de vista. Más confusión que progresos