Me Conviene merecía un triunfo más limpio

Quedó al pescuezo de Moro Real, que por molestar fue distanciado
(0)
26 de octubre de 2000  

El final del clásico Embrujo (L-1600 m, de ayer en San Isidro, con distanciamiento incluido, tal vez aparezca deslucido, pero la verdad es que Me Conviene, consiguió el éxito con absoluta justicia, pues las molestias que le ocasionó Moro Real le impidieron terminar la prueba en el primer puesto en la pista.

Moro Real hizo el gasto del desarrollo, con un ritmo sostenido y con una buena ventaja respecto del segundo, que hasta el codo era Pulpo Dandy.

En ese tramo, Me Convienne actuaba en el cuarto puesto, con el favorito Rincón Halo más atrás y por dentro, como para tenerlo controlado. En el derecho, la impresión fue que Moro Real sería un hueso duro de roer. Empujado por el viento a favor, el puntero pudo disimular mucho mejor su cansancio, y desde atrás no se adivinaba ninguna arremetida de temer.

Eso sucedió hasta que por afuera Me Conviene asomó y se ubicó segundo al promediar la recta. Rincón Halo ya no tenía fuerza, lo mismo que los que habían venido cerca de la punta en el comienzo.

En los 150 finales Moro Real inició un sesgo hacia afuera, que se hizo más ostensible en el disco, cuando le dio el último empellón a Me Conviene. El reclamo del jinete de éste, Juan Noriega, en contra de su colega Christian Noriega, estaba cantado y el fallo de distanciamiento reemplazó entonces la chapa que había marcado un pescuezo en favor de Moro Real.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.