Opinión. Menditeguy, el símbolo de un tiempo distinto