Menotti, el consejero de Klinsmann