El genio y el crack, en el cielo. Messi: destroza marcas, rivales y adjetivos