Messi le ganó a Massi, la empresa de ropa que quería impedir que el crack registrara su marca