Opinión. Messi no tiene la paciencia de Pelé, Ronaldo o Kaká