Messi y el juego, la anestesia contra los estigmas