"Mi motivación no termina"

Lo aseguró Michael Schumacher, quien buscará nuevos récords desde el próximo año
(0)
23 de octubre de 2000  

SEPANG.- "Mis motivaciones no se terminan acá", dijo un exultante Michael Schumacher. Y ni hacía falta que lo dijera. Aunque los números de su estadística personal apabullan, el campeón mundial sabe que todavía puede aspirar a más.

Pero no era el momento de pensar en alcanzar los cuatro títulos de Alain Prost ni sus 51 victorias. El de ayer fue un día para celebrar un nuevo título:el de constructores, logrado junto a Rubens Barrichello.

"Ferrari se merecía este doble triunfo, por los sacrificios que hicieron todos los integrantes del equipo", expresó el campeón.

Tras un breve análisis de la carrera ("aproveché al máximo mi primer juego de neumáticos y eso fue clave"), el alemán volvió a mostrar la felicidad que lo embargaba:"Me siento rojo en los cabellos, en el cuerpo y en el corazón. ¡Qué bello es terminar una temporada como la empezamos, con una victoria! Para utilizar una expresión alemana que muestra bien cuál es mi estado de ánimo, les digo que siento mariposas en la barriga", aseguró.

Después, destacó un gesto de David Coulthard:"Me vino a ver y se disculpó por algunas cosas, como cuando cometió el error de hablar antes con los diarios y después conmigo. De ahora en adelante me hablará siempre en la cara. Fue un gesto leal".

Eufórico, Schumy no pudo evitar volver a hablar de Ferrari. Y dijo:"Este es el mejor equipo que hemos tenido. Fue una temporada con muchos puntos culminantes y algunos reveses. En Suzuka alcanzamos un nivel que jamás tuvimos".

El campeón recordó que en los próximos días se internará en una clínica suiza para que le retiren el clavo metálico de la pierna derecha, aplicado tras su accidente en Silverstone el año último.

Desilusión. En McLaren esperaban un mejor resultado en Sepang. Tras su cuarto puesto, el subcampeón Mika Hakkinen fue concreto:"Este no fue el camino ideal para ponerle fin a la temporada".

El escocés David Coulthard, quien al término de la conferencia de prensa pidió una de las pelucas rojas y se la colocó ante el asombro general, también habló de las disculpas que le ofreció a Schumacher:"Quise terminar el 2000 de una manera positiva. En algún momento del fin de semana pude haberle hablado, pero no quise darle ventajas en la carrera, así que esperé a que todo hubiera terminado", dijo Coulthard.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.