Suscriptor digital

Mi Sureña arrasó con sus seis adversarias

Ganó por quince metros y lleva dos triunfos consecutivos
Julio Guimaraes
(0)
20 de marzo de 2000  

Cuando una carrera se resuelve con caballos que llegan al disco visiblemente separados siempre está la tentación de pensar que se trató de una carrera sin equivalencias. Y algo de eso hubo en el Gran Premio Gilberto Lerena (G I-1600 m), de Palermo, con yeguas que compartieron la misma categoría, pero que decididamente hoy en día no son del mismo nivel. Ganó Mi Sureña por cinco cuerpos sobre Crikitola y a nueve terminó tercera Lindeza; mucha diferencia para una clase que se insinuaba como más pareja. Y no siga mirando para abajo en el resultado pues se enterará que la última clasificada llegó a cien metros.

El Lerena se jugó en dos tiempos. El primero duró hasta la recta con participantes que vinieron apretadas unas a las otras, como si se les hiciera complicado tomarse ventajas. Y el complemento se dio de los 500 metros hacia adelante, cuando el grupo se desgranó, cada cual haciendo lo que pudo, y con muchas quedando a la deriva.

En ese escenario, Mi Sureña sobresalió entre las limitaciones mayoritarias y a tres cuadras del final le puso su firma al resultado.

La ganadora, no obstante, tampoco se salvó de alguna crítica: le costó cierto esfuerzo avanzar en línea recta, aunque pudo ser consecuencia de no entenderse a fondo con su jockey.

Mi Sureña lleva dos triunfos seguidos y ahora que les agarró el gusto a los éxitos, en el futuro quizá no deje ni las migas para que se repartan sus adversarias.

Exitos conocidos

Tratar de recordar la cantidad de grandes premios ganados por Domingo Pascual durante su extensa campaña como entrenador de caballos de carrera puede resultar una tarea imposible hasta para el más grande de los memoriosos. Porque fueron tantos...

Ayer, el popular Cacho sumó otro a su larga lista de la mano de la inobjetable victoria de Mi Sureña en el Gilberto Lerena , en Palermo.

"La yegua sigue en ascenso y esta vez, pudiendo correr por afuera, rindió mucho más que en su último triunfo", rompió el fuego Pascual.

" No sé dónde estará su techo porque sigue progresando; ahora viene la parte más complicada de todas: mantenerla en buen nivel. Lo positivo es que es muy dócil y eso facilita las cosas; fijate que largó adelante y Jacinto -por Herrera, su jockey- la pudo serenar sin contrariarla", graficó.

En cuanto al futuro, el cuidador todavía no decidió cuáles serán los pasos por seguir: "Vamos a ver cómo queda y después analizaremos las carreras que hay por delante". Pascual también comentó que no la va a bajar de distancia, aunque dejó una puerta abierta para intentar estirarla.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?