Los rivales del seleccionado. Michel insiste en los juegos de misterio