Boxeo. Mike Tyson, bajo un control psicológico