La Copa Libertadores. Millonarios: el poderío de la billetera vs. la mejora de ingresos