Mónaco, la única sonrisa en Montecarlo