Golf | El St. Omer Open. Monasterio atropelló y se dio el gusto