El GP de Italia de Fórmula 1. Monza le pone color