Mundial de rugby. Ganó Inglaterra: cómo juega el rival más duro de los Pumas en el Grupo C

Inglaterra venció a Estados Unidos y espera por Argentina
Inglaterra venció a Estados Unidos y espera por Argentina Fuente: AP
Alejo Miranda
(0)
26 de septiembre de 2019  • 10:21

KOBE.- Las dudas que sembró ante Tonga las desmalezó ante Estados Unidos . Inglaterra llega al decisivo partido ante los Pumas en su punto justo. Considerado uno de los máximos candidatos a conquistar el Mundial de rugby de Japón 2019 , el rival a vencer del equipo argentino se impuso ampliamente por 45-7 a los norteamericanos en su segunda presentación en el Grupo C.

Inglaterra no había mostrado su mejor versión en el debut, cuando sufrió hasta el minuto 77 para conseguir el punto bonus ante Tonga, que en la previa se presumía como el rival más débil del grupo. Esta vez, ya al final del primer tiempo, ganaba por tres tries de diferencia y dominaba a voluntad merced a la ejecución precisa de su juego, poco lucido pero altamente eficaz. La diferencia de siete tries contra uno es elocuente.

El espectacular Kobe Misaki Stadium , el único con techo retráctil de este Mundial, estuvo cerrado para darle todavía más calor a este clásico anglosajón y repleto con 27.000 espectadores que no se llenaron los ojos, pero sí se quedaron con una gran impresión del triunfo de la madre patria.

Ya lo dijo Mario Ledesma en la semana, anticipándose al duelo del sábado 5 de octubre en Tokio. "Inglaterra no sorprende. Hace muy bien las cosas. Tienen tipos que marcan diferencia. No son tan impredecibles, pero ejecutan muy bien".

Joe Cokanasiga convierte un try ante Estados Unidos
Joe Cokanasiga convierte un try ante Estados Unidos Fuente: AFP

Inglaterra depende mucho de qué versión de George Ford aparezca. Si es el de este encuentro o el que fue a la Argentina en 2017 y ganó prácticamente por sí solo los dos partidos, los Pumas están en problemas. Su inconsistencia le ha costado la titularidad en el pasado, pero parece haber llegado al momento cumbre en su mejor forma. El apertura maneja el partido con el pie, en ataque y en defensa, largo, arriba, detrás de la defensa; tiene todo el repertorio, aunque a veces abusa del recurso. Y si consigue un poco de envión sabe jugar bien de cara a la defensa contraria. En este partido tuvo como aliado a Owen Farrell como 12 sólo por 30 minutos, ya que Eddie Jones dispuso un equipo con mayoría de suplentes, pero ambos estarán ante los Pumas. Un tandem temible.

Inglaterra, uno de los candidatos del mundial, aplastó a Estados Unidos
Inglaterra, uno de los candidatos del mundial, aplastó a Estados Unidos Fuente: Reuters

Para conseguir ese envión, Inglaterra apela a los embates de Billy Vunipola, principalmente. El octavo es utilizado como punta de lanza para ganar metros y poner en situación desfavorable a la defensa, y lo hace sin ningún artilugio: pase directo y a chocar. El hooker Luke Cowan-Dickie fue empleado también para esa función, aunque es factible que ante los Pumas regrese Jamie George, un jugador mucho más dúctil. Entre los backs, el utilizado es el 13: ante USA fue Jonathan Joseph, el sábado volverá a ser Manu Tuilagi, la figura ante Tonga.

Otro de los puntos salientes de los ingleses estuvo en el pack de forwards. El scrum, al contario del primer partido, fue dominante. El line-out funcionó a la perfección y el maul fue devastador, al punto que por esa vía consiguió dos tries.

"Controlamos bien el partido. Las condiciones de juego eran difíciles, con 27 grados, humedad y la pelota difícil de manejar", sintetizó el head coach. "Cuando el clima está húmedo, jugamos rugby de clima húmedo. Este Mundial es único porque nunca se jugó en estas condiciones. Todos los equipos llegaron en gran forma. Lo sufrimos contra Tonga y también contra los americanos".

George Ford, una de las figuras de la selección inglesa
George Ford, una de las figuras de la selección inglesa Fuente: AFP

Los backs son grandes, frontales, van al contacto y buscan el off-load, pero nunca arriesgan de más.

Lo más temible, al menos desde el punto de vista argentino hoy por hoy, no obstante, es otra cosa: la defensa. En dos partidos, Inglaterra sólo recibió 10 puntos en contra y recién recibió el primer try en contra luego de 160 minutos, en una jugada estrambótica fuera de contexto. Los Pumas tienen armas para quebrarlos, pero hace rato que no aparecen.

¿Algo negativo? Acaso la falta de conexión en algunos pases entre los backs y un par de tries desperdiciados, pero ahora Inglaterra no está pensando en eso. Sólo está pensando en seguir de esta forma y esperar confiada a la Argentina.

"Nos vamos a tomar un pequeños break y empezar a pensar en la Argentina", agregó Jones. "Son una nación que juega al rugby con mucha pasión, así que vamos a tener que hacer un juego de control, inteligente. Es un equipo difícil de vencer, no hay que olvidarse de eso."

John Quill, primer expulsado del Mundial

Luego de algunos fallos desacertados de los árbitros y el reto que cayó por parte de las autoridades de World Rugby tras los primeros partidos del Mundial, esta vez el australiano Nic Berry (que contó con la asistencia del argentino Federico Anselmi) no dudó en expulsar al tercera línea norteamericano John Quill cuando a los 28 minutos del segundo tiempo le pegó un hombrazo en la cara a Owen Farrell. Quill es el primer jugador que ve la tarjeta roja en Japón 2019.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.