Nadal se lució en el aperitivo del dobles

El español jugó con Pico Mónaco; ganaron en tres sets ante los checos Vesely y Cermak; esta noche Rafa debuta en singles
Sebastián Torok
(0)
25 de febrero de 2015  

"¡Gracias por ser argentino, Rafaaa!" El grito, exagerado, de un adolescente que se pone de pie sobre su butaca de uno de los codos del court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club, responde a una declaración de amor, de admiración, de idolatría. Rafa es Nadal, ¡quién otro! Es una leyenda que no necesita apellido para presentarse, para exponer su palmarés. Rafa es el Matador que en febrero de 2005, cuando participó por última –y única– vez del ATP porteño, tan sólo tenía 18 años y ninguna de las nueve Copa de los Mosqueteros que lucen en las vitrinas de su residencia de Manacor. Se hizo esperar, Nadal. El año pasado, a último momento y por padecimientos de su cuerpo, el español se bajó del certamen. Fue un duro golpe, una enorme desilusión para los organizadores, pero sobre todo para el público, para aquellos que nunca lo habían visto de cerca.

Muchos de esos mismos chicos que en 2014 sollozaron al enterarse de semejante ausencia tuvieron su desquite ayer, cuando el ganador de 14 Grand Slams, luego de entrenarse en una sofocante temperatura sobre las primeras horas de la tarde, se separó de la marca personal de los agentes de seguridad y se acercó a una valla donde se amontonaba el público y se dedicó a firmar autógrafos durante más de diez minutos.

Claro que por la noche llegó la mayor explosión, cuando Nadal y su amigo Juan Mónaco se presentaron por la 1ª rueda de dobles del Argentina Open, una prueba que ambos utilizan para divertirse (este año conquistaron Doha). El rival no fue nada sencillo: los checos Jiri Vesely y Frantisek Cermak, cuartos favoritos. El resultado fue una anécdota, aunque Nadal y Mónaco triunfaron 4-6, 7-5 y 10-7.

Unas 2500 personas poblaron las tribunas de la Catedral. Flamearon banderas de España y, cual si fuera el coliseo romano, los espectadores vitorearon al gladiador. Se produjo un momento mágico: los checos ganaban 5-3 el segundo set y, después de un fuerte peloteo, Nadal ganó el punto con un fulminante smash. "Listo, pagó la entrada", se extasió un cincuentón.

El desafío de dobles fue un aperitivo. Esta noche, no antes de las 21, el primer preclasificado del cuadro individual se presentará por la 2ª rueda frente a Facundo Argüello (146°), que superó la clasificación y ayer logró su primer éxito a nivel ATP: 6-3 y 6-2 ante el español Albert Montañés (90°). "Será un sueño jugar contra Rafa", reconoció el cordobés. Si el público que anoche se acercó al Buenos Aires LTC contagió a Nadal de buenas sensaciones, hoy se espera realmente una fiesta. Ojalá que los augurios de lluvia se esfumen.

La presencia de Nadal posiciona al Argentina Open de otra manera. "Rafa logra que la ciudad se revolucione; estamos hablando de un ser extraterrestre", detalló el español Tommy Robredo. "Es una ilusión grande volver aquí después de diez años, jugar en este club, en un torneo con tanta historia. Ya pedí perdón el año pasado y lo vuelvo a hacer: la espalda no me permitió venir. Pero aquí estoy, con motivación para hacer un gran torneo y ante un público entendido de tenis", se despidió Nadal. Aunque tan sólo será un hasta luego. Hoy volverá a escena.

Muchos argentinos ?en el cuadro de singles

Fue una jornada con masiva presencia nacional en el cuadro de singles. Algunos resultados de la 1ª rueda: Carlos Berlocq a Diego Schwartzman por un doble 6-3 (el próximo rival de Charly será el italiano Fabio Fognini); Federico Delbonis al español Pablo Carreño Busta por 7-6 (2), 3-0 y abandono, y Renzo Olivo a Jarko Nieminen (Finlandia) por 7-6 (3), 5-7 y 6-0. Hoy, no antes de las 18.45, se medirán Leo Mayer y Juan Mónaco, por la 2ª rueda.

Wilander, otra presencia ilustre

Mats Wilander, ex N° 1 del mundo en 1998, está en Buenos Aires haciendo notas para su programa de Eurosport y despuntó el vicio: peloteó un rato con Leo Mayer. También estuvo con Guillermo Vilas, viejo rival de otros tiempos, amigo y otro amante del rock.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.