Nadal y el abandono preventivo