La violencia en las canchas. Nadie se hace responsable por la agresión a Barrientos