Roland Garros. Nalbandian se despidió de pie