El Orange Bowl. Nalbandian se quedó en el umbral