NBA: poco de Scola en la caída de Houston