Opinión. Necesario orgullo, pobre consuelo