Newell's y Arsenal no supieron festejar y miran desde abajo

Con el empate 1 a 1 se anularon en la pelea por alcanzar al puntero San Lorenzo; entre el lamento y la nueva oportunidad
Pablo Casazza
(0)
25 de noviembre de 2013  

ROSARIO.- Como si se tratara de un embrujo, Newell's no puede quitarse el estigma que le significó la derrota en el clásico. Actuó como un hechizo aquel doloroso tropiezo para los rojinegros, que desde entonces acumulan seis encuentros sin triunfos y desde hace dos partidos dejaron de ser los punteros del torneo Inicial. La racha negativa, en la que apenas cosecharon cuatro puntos sobre 18 en juego, en un campeonato sin tantos altibajos hubiera significado quedarse sin posibilidades de entreverarse entre aquellos equipos que tienen aspiraciones de campeonato. Pero en una definición tan desconcertante como la que ofrece el certamen, Newell's se lamenta por las oportunidades desperdiciadas, aunque sigue vivo en una pelea apasionante. El empate 1 a 1 con Arsenal le dejó una sensación de frustración, ya que buscó las variantes para festejar frente a un rival que jamás se alejó de su tradicional y mezquino libreto, aunque con una victoria emparejaba la línea del puntero San Lorenzo.

El partido tuvo un desarrollo sufrido para los dos equipos, aunque siempre fue Newell's el que desempeñó el rol de protagonista. Pero aún asumiendo esa función, de la que no reniega y que acepta con naturalidad por su condición de candidato, el equipo no tiene la frescura de los partidos de hace un tiempo atrás y así no le alcanza para rebasar a los rivales. El ritmo avasallante y el estilo de juego que se fundamenta en el control y buen destino de la pelota, dejó de ser una virtud.

La falta de una pretemporada, le está pesando. Es que los rojinegros estiraron la competencia con la Copa Libertadores y la Súperfinal argentina. En el desgaste físico de los líderes futbolísticos (Bernardi, Heinze, Maxi Rodríguez) podría sintetizarse el quedo del resto. Para desarrollar una idea, su ejecución necesita de justeza en la habilitación y precisión para triangular y superar escollos. Aquellas virtudes que lo convirtieron en un conjunto con una propuesta gratificante entre tanta mediocridad y métodos avaros, no asoman por culpa del agotamiento físico.

El desempeño de Lucas Bernardi es una síntesis de lo que le ocurre al equipo. El capitán fue de mayor a menor, enseñando su inteligencia y jerarquía con el pase que terminó en el gol del paraguayo Marcos Cáceres; el lateral, como de costumbre, apareció como un puntero en el área rival y con clase, y de zurda, definió por sobre Campestrini.

Pero cuando el desarrollo del partido se complicó para Newell's, después del empate de Mariano Echeverría, Bernardi ya no ofrecía las reservas físicas para clarificar los ataques; su primer pase, un sello inconfundible, no dañaba. Tampoco estuvo en su máximo esplendor Maxi Rodríguez, sin la explosión y el desequilibrio de sus mejores días; siente el trajín de la exigencia y de la competencia, a la que le agrega su participación en la selección.

El estilo de Arsenal es lo opuesto a lo que ofrece Newell's. Alfaro diseña un equipo que necesita de orden para defender -los centrales Echeverría y Nervo fueron dos bastiones; el arquero Campestrini siempre responde- y concentración para sacar ventaja del error del adversario. La jugada de pelota detenida es su arma preferida, y lo dejó en claro: córner de Aguirre y cabezazo de Echeverría para el 1-1, en el comienzo del segundo tiempo.

La imagen desde ahí hasta el desenlace fue la búsqueda de Newell's, que sin claridad generó peligro. Y la espera de Arsenal, que actuó como si fuera un invitado en esta pelea, aunque de ganar era puntero. Disimuló con las modificaciones -los nombres tenían características ofensivas-, aunque eso se tradujo en un par de acciones de riesgo.

Con diferentes propuestas y actitudes, Newell's y Arsenal no supieron encontrar la fórmula para superarse y desatar un festejo que los hubiera llevado a la cima. El consuelo es que con menos camino por recorrer siguen con posibilidades de ser campeones.

Heinze volvió y se fue

Recuperado a último momento de una molestia en el sóleo izquierdo, Gabriel Heinze volvió a jugar en Newell's. Apenas empezado el cotejo, le cometió una dura infracción a Milton Caraglio y fue amonestado. Al rato, empezó a sentir dolores. Y en el comienzo del segundo capítulo, le dejó su lugar a Guillermo Ortiz.

Más lesionados en Newell's

Además de Gabriel Heinze, siguen en reposo Martín Tonso, que tiene una fractura en el tobillo izquierdo y ya no jugará en 2013, y Víctor Figueroa, con una distensión en la pierna derecha.

Cáceres y la red

Marcos Cáceres, de 27 años, marcó el cuarto gol con la camiseta de Newell's. Los otros también fueron durante este año: el 23 de agosto, en un 2-0 frente a Atlético de Rafaela; el 19 de abril, en un 3-1 contra Vélez y el 21 de febrero, en un 1-2 con Deportivo Lara, por la Copa Libertadores. En su paso por Racing, no convirtió.Dos ex CentralCon el ingreso de Zelaya por Furch, que compartió el ataque con Milton Caraglio, Arsenal terminó el encuentro con dos delanteros con pasado en Rosario Central. Fueron reprobados por el público.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.