Los Juegos Olímpicos de Invierno. Ni la clausura conseguirá apaciguar el gran malestar