No se trató el acuerdo con ISL

Fue por determinación de la asamblea de socios; 350 hinchas protestaron en el Bajo Flores
(0)
31 de octubre de 2000  

Afuera, la marcha de la bronca, a pura protesta, en contra del gerenciamiento, de Fernando Miele, de Julio Grondona y de ISL. Adentro, en la asamblea extraordinaria de socios, se debatieron temas varios, pero se postergó para el 30 del mes próximo el punto que se refería a ISL, con la idea del oficialismo de ceder a la empresa suiza la imagen de la entidad por diez años, con opción a una década más. En síntesis: continúa el malestar de cientos de hinchas, mientras el acuerdo con ISL tiene un futuro incierto.

"Miele delincuente, San Lorenzo no se vende", fue la canción favorita de los simpatizantes, que concurrieron a la Ciudad Deportiva, en el ingreso por Varela, a metros de la avenida Cruz. Allí, con bombos y banderas se quedaron por más de dos horas.

Y aguardaron pacientes, con cantos y ansiedad, mientras adentro discutían los cinco puntos previstos. Tres de ellos correspondieron a las modificaciones en el Tribunal de Honor; uno, a la aprobación de la solicitud de un préstamo de 5.000.000 de dólares de la AFA y luego, el tema más delicado: el de la cesión de la imagen. Hubo discusiones y gritos, pero la mesura determinó que todo quedará para el 30 de noviembre. "Lo de ISL se trató como una cuestión formal, porque después de la marcha del martes último se dijo que no se trataría, pero era imposible desde el punto de vista jurídico. Estaba en el orden del día y se pasó a un cuarto intermedio", dijo un asambleísta. Por 42 votos a 14 se decidió la postergación. La minoría insistió en tratar el tema luego de las elecciones de 2001.

Y con la presencia de Miele y de 56 asambleístas (de los 60 previstos) se confirmó la nueva fecha. Entonces, el público estalló en un grito eufórico. "Ganó la gente, la p... "

"Hay que ganar todos los partidos que faltan y esperar". La frase la expone Oscar Ruggeri, técnico de San Lorenzo. A nueve puntos del líder Boca, el conjunto azulgrana dejó de lado las peleas que sobrevuelan por el Bajo Flores y regresó a una vieja fórmula: la del éxito.

Mientras aún sueña, Ruggeri ya prepara el futuro. Dice que no piensa en refuerzos, aunque al imprevisto alejamiento de Verón se sumarían otros nombres. Y tiene una lista de apellidos que ocuparían la silla que abandonó Cousillas; Jorge Acuña, por citar a uno.

Piensa en lo que vendrá el DT, que aún no firmó su continuidad. Pero les repite a sus dirigidos que no hay que bajar los brazos. "¿Por qué lo haríamos, si tenemos las mismas posibilidades que todos?", se preguntó Pedro Portocarrero, que volvió ayer al mediodía a su casa, tras permanecer unas horas internado en el Sanatorio Mitre. Víctima de un traumatismo de cráneo, ya fue dado de alta y hoy irá a la Ciudad Deportiva. "Estoy muy bien, ya pasó", dijo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.