Rugby. No será un jaguar, pero sí un puma de ley